El mundo de Mafalda llega a La Boca

El padre de la criatura. Ayer durante una recorrida, Quino junto a su personaje en la Usina del Arte. / EFE
El padre de la criatura. Ayer durante una recorrida, Quino junto a su personaje en la Usina del Arte. / EFE
El padre de la criatura. Ayer durante una recorrida, Quino junto a su personaje en la Usina del Arte. / EFE

La muestra por los 50 años del personaje de Quino, en la Usina del Arte, se inaugura hoy. Presentan viñetas gigantes de la nena, su familia y sus amigos en interacción con los visitantes: juegos y videos.
Un mundo al revés. Un mundo triste, con cartel de “frágil”. Un mundo suicida. Un diálogo sobre el mundo, entre Felipe y Mafalda. Y un “Aaaaah… ¡Por suerte el mundo queda tan, tan lejos!…” en la boca de Susanita. Y no solo eso: decenas de viñetas de Mafalda, de su familia y de sus amigos en tamaño gigante. Decenas de diálogos entre ellos para recordar y reflexionar. Y hasta decenas de escenas de la vida cotidiana de ese personaje que salió de la imaginación de Quino y que ya es universal, hechos a escala, para entrar al mundo de la historieta que fue traducida a más de 30 idiomas. Desde hoy, ese mundo y todos esos detalles se pueden visitar en la gran muestra interactiva que la Usina del Arte, en La Boca, abrirá para celebrar un doble aniversario: los 50 años de Mafalda y, al mismo tiempo, los 60 de la primera publicación de Quino como dibujante de humor gráfico.

Ayer, un día antes de su apertura oficial, el maestro, que fue pluma de este diario durante décadas y que este año fue reconocido con el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades, fue el encargado de abrir las puertas de la exposición que, además de las viñetas y esos globos terráqueos “intervenidos” según la mirada del personaje, también incluye j uegos, videos, música y hasta una reproducción a escala humana del departamento “F”: el de los vecinos de la familia de Mafalda.

Humilde y magistral, Quino recorrió la muestra y habló con el ministro de Cultura porteño Hernán Lombardi y después con periodistas. Frente a ellos, ironizó sobre las contradicciones del ser humano (“ya presentes incluso desde los tiempos de Adán y Eva”, dijo), recordó cómo lo inspiraron sus cinco sobrinos y se sorprendió, según contó, porque la vigencia de los pensamientos y de la audacia de la nena más porteña aún hoy siguen sumando generaciones de fanáticos.

“Visitar esta exposición es vivir una gran fiesta de la cultura popular”, expresó ayer Lombardi. Diseñada por el Museo de los Niños Barrilete de Córdoba, la gran instalación coincide además con la muestra sobre la vida del dibujante, que se puede ver hasta el 15 de noviembre en el Museo del Humor (MUHU), en la Costanera Sur. Y con otra que también lo celebrará, desde esta misma semana, en la Biblioteca Nacional.

 

Fuente: Clarín

Deja un comentario