Ecocasa Tol-Haru, una propuesta ecológica en Ushuaia

ESTRUCTURA. Tol-Haru se levanta principalmente a partir de neumáticos rellenos de tierra.
ESTRUCTURA. Tol-Haru se levanta principalmente a partir de neumáticos rellenos de tierra.
ESTRUCTURA. Tol-Haru se levanta principalmente a partir de neumáticos rellenos de tierra.

En la capital fueguina se desarrolla este proyecto íntegramente construido con desechos plásticos, metálicos, neumáticos y tierra. La obra se inscribe en la escuela internacional Earthship Biotecture Academy, creada por el arquitecto estadounidense Michael Reynolds.

 

La cantante Elena Roger y el actor Mariano Torre tienen otro metier, además de sus respectivas profesiones. Como miembros de la Fundación Grupo Naturaleza Aplicada a la Tecnología, trabajan desde hace tres años en el proyecto Tol-Haru. Esta nave-tierra proyectada en Usuahia, que funciona como un centro de exposiciones, es hija de la llamada Earthship Biotecture Academy, la academia mundial fundada hace más de cuarenta años por el arquitecto estadounidense Michael Reynolds con el fin de explorar nuevas soluciones ecológicas en la construcción de casas. El proyecto se inscribe además dentro del programa Ushuaia recicla.

 

El punto característico de una nave tierra es el reciclado de materiales, que se utiliza para la construcción de la estructura principal. Por ejemplo, neumáticos rellenos de tierra, generando una masa térmica y cubriendo el 70 por ciento de la superficie de la construcción. Luego de treinta o cuarenta días, esta masa produce una corteza que evita el ingreso de frio. Para la construcción también se pueden emplear botellas plásticas, de vidrio y latitas de aluminio, entre otras. Otro es el aprovechamiento energético, que permite la producción de electricidad que se consume con paneles de captación de energía solar y molinos de energía eólica, almacenándose en baterías, y pudiendo generar corriente continua y corriente alterna. El almacenamiento y recolección de agua se logra mediante un sistema de canaletas que recolecta agua de lluvia y agua por deshielo de nieve, con embudos llenos de piedras de diferentes tamaños que funcionan como filtros. El agua se almacena en tanques, bajo tierra para mantener la temperatura y se distribuye en tres circuitos, fría-caliente y bebible, esta última con un filtro especial.

 

Además, las nave tierra se caracterizan por el aprovechamiento de las aguas grises y negras. Estas últimas pasan por una cámara séptica para luego dirigirse a un plantero o cantero exterior, donde las plantas se alimentan de estas aguas. En cuanto a las aguas grises, van a un plantero interior con el fin de conformar un jardín verde que funciona como regulador de la temperatura interior, la ventilación y el alimento de las plantas ornamentales y comestibles, que crecen mucho más rápido que el de las plantas alimentadas con agua corriente.

 

Para la construcción de Tol-Haru, el programa municipal Ushuaia Recicla proveyó 330 neumáticos, 3.000 latas, 3.500 envases pet, 3.000 botellas de vidrio, 300 cajas de cartón y tres carcasas de lavarropas. Todos reciclados.

Fuentes: Earthship Academy Biotecture, Secretaría de Minería de la Nación y Programa Ushuaia Recicla.

 

Fuente: Arq – Clarín

Deja un comentario