Con los vecinos, pintaron la calle en La Boca como soñaba Quinquela

Colores. Ayer, durante todo el día, la gente se acercó a Pedro de Mendoza al 1800 a dejar su pincelada./ Fernando de la Orden

Homenaje por los 125 años del nacimiento del artista. 

«Quinquela pensaba que el color influye beneficiosamente en la vida de la gente, en la sociedad, y sus intervenciones cromáticas son célebres: desde la calle Caminito hasta el trolebús, pasando por su propia casa, sus muebles, su teléfono…», contó a Clarín Víctor Fernández, director del Museo de Quinquela, con un tarro de pintura azul en la mano. Así que «nos parecía un deber que la comunidad en pleno le cumpliera un sueño a alguien que tantos le cumplió al barrio. Y acá están bomberos voluntarios de La Boca, organizaciones barriales, artistas locales y vecinos», agregó.

Es que Benito Quinquela Martín declaró alguna vez que le hubiera encantado ponerle más colores a las calles del barrio. Así La Boca «sería como una inmensa sonrisa junto al Riachuelo», explicó. Y hoy, desde las 9 hasta las 18, bajo un cielo encapotado, la gente se juntó en Pedro de Mendoza al 1800 para hacer realidad ese anhelo.

«Él decía que el color le hacía bien al alma. Por ejemplo, en el Hospital Odontológico, las salas están pintadas de colores y los delantales de los médicos tenían que tenerlos porque él decía que entonces lo chicos lloraban menos», señaló Sabrina Díaz, curadora del Museo.

Este homenaje, impulsado justamente por el Museo de Bellas Artes de La Boca, es parte de la conmemoración de los 125 años del nacimiento del maestro boquense, que será el 1° de marzo.

Quinquela pintó escenas portuarias sobre telas y llenó de color su propia aldea. Hasta coloreó su ataúd.

Murió en 1977.

Testimonios: Nahuel Maidana, Maestría en Periodismo de Clarín.

Fuente: Clarín

Deja un comentario